Blog

Prestaciones de las puertas de seguridad

Prestaciones de las puertas de seguridad (I) – Aperkey cerrajeros Gijón

En el post de hoy vamos a analizar las distintas prestaciones de las puertas de seguridad. Y estas son:

Barrera contra el robo

Aunque parezca obvio, la primera y más importante de las prestaciones que debemos elegir a las puertas de seguridad es que sean capaces de resistir los ataques a los que se verá sometida en caso de sufrir  un intento real de robo.

Barrera contra el fuego

El Código Técnico de Edificación obliga a instalar entre zonas de uso común en edificios – zonas de ascensores aparcamientos y trasteros – puertas de seguridad que sean resistentes al fuego. Estas zonas por el poco tránsito y la facilidad que tienen los ladrones para actuar suelen ser objeto de robos. Una opción muy interesantes instalar puertas de seguridad cortafuegos que cumplan con las exigencias del CTE y además defiendan nuestras pertenecías.

Barrera contra el aire, viento y agua.

Cuando las puertas de seguridad están instaladas a la intemperie, necesitamos que nos aislé de las inclemencias del tiempo. Las puertas, en estos casos, deben construirse con materiales que garanticen su permeabilidad al aire, resistencia al viento y estanquidad al agua.

La presencia de burletes y cortavientos son imprescindibles para evitar la entrada de corrientes de aire o agua.  Materiales como el PVC, fibra de vidrio o aluminio son perfectos para vestir la puerta, o si deseamos un acabado en madera maciza debemos tratarla con lacas especiales para la intemperie e instalar tableros fenólicos compuestos a base de chapas de madera natural unidas mediante encolados con colas melamínicas o fenólicas resistentes a la humedad, haciendo capas y terminados con un a laca especial para exteriores.

El herraje de la puerta y  los marcos de acero deben presentar también un acabado acorde con su ubicación en el exterior para evitar que se oxiden y estropeen con el tiempo.

Para no cansar el resto de las prestaciones las analizaremos en la continuación de este artículo.

 

Fuente: Revista de seguridad

Imagen: Daniel Lobo

Enviar un comentario